Puede que esto haya empezado por la falta de títulos power que 2015 tuvo para mí. Puede que haya empezado porque me corrieron Star Fox: Zero y me tiraron Cyber Sleuth para el próximo año. Puede que haya empezado porque pasé un mes en cama y no sabía qué cresta hacer, pero una cosa estuvo clara: en los últimos 4 meses prácticamente lo único que he jugado han sido diversos Tales of…. y por supuesto, eso incluye al que origina esta entrada: Tales of Zestiria.

Comencemos con algo de background: Tales of Zestiria (ToZ)  es más que una entrega más: es la conmemoración del vigésimo aniversario de la saga y, como tal, lo cierto es que esperábamos algo diferente… pero si me lo preguntan, este es un poco demasiado diferente.

Tales-of-Zestiria-Review-6-12-2015-2

El título narra la historia de Sorey, un joven que ha vivido aislado de los humanos desde que tiene uso de razón y que convive con Seraphim, que son algo así como espíritus que no pueden ser vistos por humanos normales (nuestro protagonista no es ná de gil y tiene una altísima resonancia que le permite interactuar con ellos). Un día como cualquiera Sorey conoce a la princesa de turno y, tras ir por primera vez a una ciudad humana, una serie de eventos lo llevan a convertirse en un Shepard, un ser especial que tiene el poder de purificar a los hellions (seres corrompidos por la maldad). Junto a sus amigos, se embarca en un viaje para limpiar al mundo de la maldad y así terminar con la llamada Era del Caos (enfatizada por conflictos entre dos grandes naciones).

Sin entrar en mayor detalle de la trama, a la que de verdad le tenía mucha fe, lo cierto es que es súper plana: aunque no es necesariamente algo malo, la historia y el desarrollo de la misma es inusualmente oscuro para un título de esta saga; pero no lo suficientemente cautivador como para tenerte entusiasmado o expectante. Lo personajes son, por lejos, de los menos profundos que recuerdo en la historia de Tales of: aunque el protagonista tiene la suerte de tener un poco más de background, de otros personajes con suerte conocemos el nombre, porque aparecen de la nada o se van cuando apenas inicias tu aventura (!!!).

El gameplay dista mucho de otras entregas: estamos ante un mundo abierto y, si bien el juego mantiene la esencia del LMBS que caracterizó a la franquicia, lo da vuelta: ya no tenemos directamente 4 personajes en nuestra party: tenemos dos humanos (prácticamente estáticos, dado el diseño del título) que pueden fusionarse (armatize) con los 4 restantes (seraphim) y convertirse en una unidad compuesta por “la suma de los stats que la componen” con movepool nuevo y un elemento característico que resulta increíblemente determinante en las batallas. Las artes ya no se pueden ejecutar a destajo… es más, ni siquiera podemos abusar de los llamados “ataques básicos” porque todo consume SP y, si bien hay varias opciones dentro de la batalla para recuperarlo, en general esto hace a Tales of Zestiria un juego muchísimo más lento que sus predecesores. No les mentiré, no me mostré muy impresionada; de hecho, no me impresionó en lo más mínimo porque se me hizo latero, lento, con combinaciones OP y una computadora de lo más tonta. Lo peor de todo, que tal vez para algunos fue un plus, fue el sistema de equipamiento: pasé horas sin entender cómo carajo combinar las runas sin que se me fueran a la verga los stats (y, cuando digo “horas”, quiero decir que ME TERMINÉ EL PUTO JUEGO Y TODAVÍA NO LO ENTIENDO).


equip

Y EL TUTORIAL DE LAS RUNAS Y LAS BATALLAS VALE CALLAMPAAAAA  :mad:

Oh, un detalle importante: aunque a mí personalmente me gustan los juegos cortos, este dura apenas unas 30-40hrs (muy lejos de los estándares de la saga).

Técnicamente, un par de alcances: aunque el juego no se ve impresionante en PS4 (que fue la versión que compré), sí es muy colorido y visualmente atractivo, pero con unas caidas de frame y unas texturas de mierda dignas de PS2. El diseño de la mayoría de los personajes es agradable (y en general lo es la estética del título) y tiene un OST que es de los mejores que recuerdo en lo que va de la generación. Las animaciones vienen de la mano de Ufotable y no sólo están bien hechas, sino además son abundantes.

El juego viene con voces en inglés y japonés y subtítulos en diversos idiomas (por lo menos sé que está en inglés y español). BANCO es bacán en eso. Los skits siguen la linea impuesta por Tales of Graces y, además de sacar una que otra sonrisa, es muy cómodo que no aparezcan en la mitad de la nada sino en los puntos de guardado.

Comentarios Finales

Lo siento. De verdad quise querer Tales of Zestiria, pero cuando me lo pasé lo primero que pensé fue “voy a vender esta hueá antes de que baje de precio”. Con un gameplay mediocre, una historia pobre y corta y una experiencia en general mala, no me atrevo a recomendarlo abiertamente a nadie que no sepa realmente a lo que va. Reconozco que puede ser un problema de expectativas por lo que mi mayor recomendación es si te interesa este juego, averigua bien qué es lo que te depara previo a su adquisición (si alguien tiene alguna duda respecto este título, puede hacérmela llegar y con gusto puedo profundizar más  :lovecomic: ).

No quiero pecar de doble estándar, pero la verdad es que ToZ no es un juego realmente malo, sino uno diferente: el sistema de armatization (fusiones) es efectivamente algo nuevo y las nuevas artes y sistema de equipo permiten generar daño ridículo, pero no es un Tales of tradicional, no es un JRPG tradicional y, en mis libros, tampoco es un título fuerte como solemos esperar de esta franquicia.

Written by Soaney
A true patriot. Madre de todos los luma, The Boss en NintendoChile.com y spartan suicida en Halo. May the stars shine down on you.